A Y E R


Ayer quemé mi último incienso contigo, posé mis dedos atónitos en tus olas de fuego, sus yemas se tornaron medusas en torno al imán de tu cintura, tus hilos de huracán se levantaron inventando horas recién cortadas, y solo entonces, mi boca se llenó de tu substancia: Tu beso.

Luego, la lluvia cayó sobre tu cuerpo ya marcado, y se mojaron tus pétalos, tu hipocresía, tu veneno. Una gota de luna se abrazó a la ventana, y echó raíces transeúntes, que coagulan el tiempo, el sol, las mañanas. Se forjaron espacios enormemente diminutos entre tus latidos y los míos, aquellos donde se almacenan mis vidrios rotos y tus cuchillos, y erigen estatuas saturadas de hiel que nos separan.

Ayer te convertiste en siglo primero para el hastío, en ala que no vuela, en camino recorrido. Ayer salí cojeando y malherido, con un dolor incierto entre el pecho y el espanto, consumí mil canciones vagabundas, atado al árido otoño de tu silencio. Ayer te puse en la lista nocturna del olvido y sepulté, en un montículo de mar, el rumor quebrado del recuerdo…

©Patricio Sarmiento Reinoso
Cuenca, Abril 13 de 2010

Anuncios

Acerca de Patricio Sarmiento Reinoso

Poeta, escritor, blogger ecuatoriano Ver todas las entradas de Patricio Sarmiento Reinoso

3 responses to “A Y E R

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Ver mi perfil en  

  • A %d blogueros les gusta esto: