en camino

Al despertar, se frotó los ojos y miró instintivamente a su alrededor, sintiéndose algo incómodo por dejarse ver en esa postura en el autobús. Se limpió la boca y advirtió, para su alivio, que la bella chica que venía junto a él, en la ventana, se había bajado. Pero notó además que había olvidado su bolsa de compras en el piso. Se volteó para ver si alguien lo miraba, y cuando se agachó para agarrar el bulto, sintió la bofetada de fuego en el rostro.

©Patricio Sarmiento Reinoso

Anuncios

Acerca de Patricio Sarmiento Reinoso

Poeta, escritor, blogger ecuatoriano Ver todas las entradas de Patricio Sarmiento Reinoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Ver mi perfil en  

  • A %d blogueros les gusta esto: