rescate

De pronto, un grano de luz sorteó el celaje de polvo y espanto. Habían esperado sesenta y tres días y cinco horas hasta que esta lengua exterior llegue al rostro de los 33. En ese momento miré a mis compañeros mineros, hermanos en este naufragio de oscuridad, que como si estuvieran bajo una lluvia refulgente, se inundaban en aquel haz de luz, que constituía su ventana hacia la libertad. Suspiré aliviado.

©Patricio Sarmiento Reinoso

Anuncios

Acerca de Patricio Sarmiento Reinoso

Poeta, escritor, blogger ecuatoriano Ver todas las entradas de Patricio Sarmiento Reinoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Ver mi perfil en  

  • A %d blogueros les gusta esto: