Archivo de la etiqueta: patricio sarmiento

Tríptico de Misterios

Secretos habitados son tus manos, fanales que se integran a tu cuerpo, palpitan en memorias o leyendas de tierra y delirio. Mis sueños emulan palabras en donde tú te escondes. Me envuelve la niebla de tus recuerdos o remolinos transparentes, de mediodías oscuros y medianoches que encierran la calcomanía de tu caricia. Abro mis ojos de cartón y vuelan hacia ti mis sentidos de acero y quimeras.

Quimeras son tus ojos, como si mil silencios encendidos, urdieran un suspiro terminal, aquel que no me canso de pedirte. La huella clandestina de tu piel, se abre paso y reza un dialecto nocturno de otoño y camino. Al amparo de tu pelo se transfiguran tus misterios.

Misterios son tus labios, tu crudo desierto insular me alimenta. Voy a cruzar tus latidos para sentenciar el fondo de tu beso perpetuo. En tu voz escrita se nutre y se asienta mi sombra, mi verso, mi genuina caricia, que germina en tu cuello, en tu pecho, en tu garganta. No sé de donde proviene tu voz mineral, pero sin duda me llama a violar tu secreto…

Secretos, Quimeras, Misterios…

©Patricio Sarmiento Reinoso

Anuncios

Imágenes (micro)

Y ocurrió que te reconocí. Llevabas una sonrisa que hacía juego con el día, y tus ojos, eran del color de la húmeda eternidad. Los años regresaron de pronto a la memoria, y allí, sentado en ese auditorio, me encontré recorriendo tus muslos de plata, y mis labios, tu cuello mullido y sereno, todo esto sin moverme de mi asiento. Sentí el corazón como relámpago o trueno que estremece. Me decidí. Me haría presente, sin importar con quien te encuentres, me acercaría y te saludaría.

Tomé la mano de mi nieto, que se encontraba junto a mí, y le dije: Llévame donde aquella anciana…

©Patricio Sarmiento Reinoso


c e n i z a

tus aguas me mojan, me secan, me envenenan  me quedé con tu papel dormido: tu ceniza  ahora escribo el sudor de mis pestañas  tornando estrofas de un fuego que nieva  en letras o dulce dolor de las espinas.

la noche destila una mariposa o limbo

donde tus ojos de sal son una oscura calma

me invento versos descarnados sin rumbo ni pupilas

para calmar la ceniza que mis labios llevan

y trazo bocas en el mar que no se olvidan.

 

tus aguas me mojan, me secan, me envenenan

me quedé con tu papel dormido: tu ceniza

ahora escribo el sudor de mis pestañas

tornando estrofas de un fuego que nieva

en letras o dulce dolor de las espinas.

 

porque el cielo cuelga tu nombre y tus mejillas

se me incrusta tu voz en la ceniza

cuatro girones que mi alma aun vestía

áspera sangre que no fluye ni corre ni canta

eres del ayer la otra orilla.

 

la noche destila un rayo lunar de sol

yo alumbro mi arcilla en tu ceniza.

©Patricio Sarmiento Reinoso


a pensar

Está por cerrarse un episodio más de una cumbre ambiental que fracasa. Es la cumbre sobre cambio climático que se desarrolla en la ciudad de Cancún México en donde, se evidencia la posición de los países desarrollados de NO firmar ningún acuerdo respecto a la emisión de gases. Debemos tener en cuenta que todos los fenómenos climáticos por los que está atravesando el planeta son sin lugar a dudas causados por el efecto invernadero, y la emisión de gases producida en el mundo industrializado. Ese mundo que nos lleva a un imaginario de progreso y desarrollo, de consumo y comodidad que los medios nos inducen a creer como cierto.

Si bien es cierto, todos los habitantes del planeta, tenemos la responsabilidad de cuidar el mismo, indigna pensar que los países ricos, causantes de la mayor cantidad de emisiones de gases contaminantes, sean quienes se nieguen a tomar medidas que precautelen y aplaquen los efectos causados por ellos. La pregunta es por qué.

La respuesta es simple, son a los inversionistas y grandes empresarios e industriales, a los que mueven el capital en el mundo, a quienes no les interesa que se de este proceso, son los poderosos que impulsan el modeloque actualmente seguimos ciegamente, promovido por fuertes campañas publicitarias dictadas por los medios de comunicación. Nos han vendido la idea de consumo, de compra y adquisición masiva. Nos han enseñado que el desarrollo de un país se funda en el progreso de las industrias y fábricas, de explotación petrolera y expansión urbana. Son ellos quienes no van a retroceder en su ambición de seguir vendiendo sus productos, los mismos que compramos masivamente, sin darnos cuenta, que la energía utilizada por los millones de personas, los gases emitidos por millones de vehículos y la expansión de desmedida de la industria, nos está matando.

La solución incomoda a una minoría privilegiada que controla el capital y los medios, es la que no se considera en este tipo de cumbres, y mientras sigamos en el mismo sistema, no existirán cambios significativos.

Hay q salvar a la madre tierra, a la pacha mama, en donde veremos crecer a nuestros hijos. Las futuras generaciones dependen de las decisiones que tomemos ahora.  A pensar.

©Patricio Sarmiento Reinoso


  • Ver mi perfil en