Archivo de la etiqueta: patriciosarmiento

Te veo

Detrás de tus ojos te veo,
mujer dormida en silencios de sal y madera,
tendida desnuda,
sobre un acorde de fuego que aún palpita,
bebiendo a sorbos cortos mis letras,
intuyes sola,
la permanencia de una estrella.

Hoy en tu nombre crecen,
tus llantos, tus hijos, tus maravillas,
mujer origen o trinchera encendida,
de las orillas de tu cuerpo brotan mañanas sin sombra,
noches sabor a campana y fuego helado,
misterios encendidos que multiplican caricias.

Detrás de un poema te veo,
mujer de turgencias asesinas
de tus pechos llueven versos y navajas,
eres cristal o relámpago o espejismo,
silencio impasible que derrama primaveras,
eres sin duda,
la frontera inmortal donde se posan mis besos.

©Patricio Sarmiento Reinoso

Feliz ‪#‎Diadelamujer‬

‪#‎TierradePoetas‬‪ #‎LetrasdelSur‬

 

12800215_779412328830792_7227704955430441229_n

Anuncios

Te invento mujer

Emotions © Bragi Kort

Te invento mujer, en un quejido desquiciado, casi clandestino y errante, te mezclo con estrellas de miel o labios, para formar una masa infinita que resplandece y cede al tacto, con la cual me unto los ojos, los pies, el silencio, convocando tu piel transparente: mi Edén.

¿Quién dijo que provienes de costilla alguna? Pues desciendes del sol, de las raíces del universo, de la eternidad de un segundo, pero provienes también de mis latidos trasnochados y sedientos, mujer de aluminio o marfil, quiero saborear el idioma de tu pelo: aquel bosque de pequeños relámpagos apagados.

Te invento mujer prodigio, livianísima lluvia de palomas convertida en beso, mujer de estertores nocturnos, que tiñen de fuego y temblores minerales mis sentidos, te inventaré descalzo cuando tu volcán en flor me lo pida, cuando tu deseo crepite, y evapore la necesidad de mi cuerpo perdido.

©Patricio Sarmiento Reinoso


Eres Madre

I

Eres un pedazo de paz
eres luz viva y eres arte
eres fuego que abriga el hogar
eres sinceridad y eres aire.

Junto a ti camina el amor
la vida va de tu mano
madre abnegada de inmenso candor
quiero contarle al sol, que te amo

Serenidad abierta y calma
pan de bondad, dulzura en tu alma

Madre, eres madre
que a sus hijos nos crió
que sus brazos nos abrigó

Oh! madre, tú eres madre
la primavera eres vos
en cada pedacito de ti esta Dios

II

Eres la flor de mi canción
el acorde azul de mi guitarra
eres leña que se quema en el mar
y que abriga el hogar,
y mi alma

Junto a ti hay un lago de amor
nunca yo quisiera perderte
madre tú emanas un inmenso calor
doy gracias al Creador,
por tenerte

Serenidad eterna y pura
parte de ti es tu ternura

Madre, eres madre
que a sus hijos nos crió
que sus brazos nos abrigó

Oh! madre, tú eres madre
la primavera eres vos
en cada pedacito de ti esta Dios

©Patricio Sarmiento Reinoso

Canción: Eres Madre
Letra y Música: Patricio Sarmiento Reinoso
Interpretación: Duo LuzAzul (Alexandra y Patricio Sarmiento)


sentencia

Tu voz de lluvia, se incinera en el hueco de la memoria. Salgo a la calle y nadie se da cuenta que el latido de mi corazón se ha detenido, que sangra en medio de dos lunas. Que soy un muerto en vida.

La cabeza me da vueltas, no miro las costras borrosas de las caras de las personas, ni los semáforos, ni los autos, ni los arrecifes de la vida. Nada. Sólo una obnubilación viscosa se apodera por entero de mi, y me hace entrecerrar los ojos, cuando sigo escuchando tu voz, que impasible me borra el alma.

Un auto me pita, justo cuando intentaba por instinto, atravesar la calzada, mis manos caen pesadas sobre el capó y miro con ojos ciegos a la conductora: una señora mayor con ceño fruncido y gritándome algo inaudible, pero enseguida, se transforma en ti sonriéndome, me volteo y te miro en una cabina telefónica, hablando con quién se yo, miro a la agente de tránsito, eres tú. En realidad recién caigo en la cuenta que cada persona a mi alrededor son  todas tú…

Tu voz de espanto me atraviesa, me vuelve loco, en medio del humo, de la gente, del maldito sol de Junio. Tengo quemada la piel, por tus besos que ya no serán.

Miro el puente, no entiendo aún que estoy haciendo, incluso cuando me subo en el barandal. Todo se ve nublado. El río, caudaloso y lejano, corre sus promiscuas aguas allá abajo. Todo me da nausea. Solamente sigo escuchando aquel latido en mi cabeza, ese que tú pronunciaste hoy en mi cara, sin ningún pudor. Dijiste: “Ya no te amo”…

 

©Patricio Sarmiento Reinoso

 


censura (microcuento)

Luego de escucharla en el programa radial, el Presidente sintió que se le llenaban los ojos de lágrimas, de rabia, porque la periodista lo había llamado borracho al aire. Lanzó la copa de whisky hacia la pared, e inmediatamente hizo llamar al ejecutivo de la emisora. ¡Debe salir! balbuceó…

©Patricio Sarmiento Reinoso


  • Ver mi perfil en